Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

ALÉM GUADIANA

Associação Além Guadiana (língua e cultura portuguesas em Olivença): Antigo Terreiro de Santo António, 13. E-06100 OLIVENÇA (Badajoz) / alemguadiana@hotmail.com / alemguadiana.com

ALÉM GUADIANA

Associação Além Guadiana (língua e cultura portuguesas em Olivença): Antigo Terreiro de Santo António, 13. E-06100 OLIVENÇA (Badajoz) / alemguadiana@hotmail.com / alemguadiana.com

Contadôri

Flag Counter

Irmãos ibéricos, futebol, Elvas, Badajoz...

AG, 29.06.10

FÚTBOL

Sólo los separa el fútbol

29.06.10 - 00:20 -

En Badajoz se agotan las banderas de Portugal y en Elvas abundan las insignias españolas
Decía José Saramago que España y Portugal son como dos hermanas siamesas pegadas por la espalda. Lamentaba que ambos países nunca se hubieran mirado frente a frente para encontrar los muchos puntos en común que veía el escritor portugués a ambos lados de la frontera.
El destino ha querido que once días después de fallecer uno de los principales exponentes del iberismo, el fútbol levante de nuevo la frontera.
Durante 90 minutos los dos países van a estar más separados que nunca por culpa del Mundial de fútbol. Incluso en la Raya, donde siempre se ha
presumido de burlar las diferencias lusos españolas, españoles y portugueses se miran hoy de reojo.
Un ejemplo lo tenemos en el tramo Badajoz Elvas. En los diez kilómetros que distan entre ambas ciudades, la frontera es imperceptible, hasta que se habla de fútbol.
Aunque, con la cercanía, los sentimientos se solapan, en Badajoz se ven algunas referencias portuguesas colgadas en las ventanas y en las urbanizaciones de Elvas abundan las españolas. El portuñol, que aglutina ambos sentimientos, se ha disuelto estos días y a ambos lados de La Raya parecen sacar pecho de cara el encuentro de esta tarde.
En un pequeño comercio del Casco Antiguo se han agotado todas las insignias portuguesas. En la tienda dicen que de momento no van a comprar más, esperan que el país vecino termine hoy su participación en el Mundial.

Si hay un punto donde españoles y portugueses se solapan a partes iguales es en el bar de Bruno Cobra, en la antigua frontera. A pocos metros del puesto de la Guardia Civil y antes de enfilar la autovía a Elvas desde Badajoz.
En el local, todos los trabajadores son portugueses, pero la mayoría de los clientes hablan español. De ahí el detalle que ha tenido Bruno con muchos de sus parroquianos. «Estamos en medio y apoyamos a los dos». La diplomacia con la que habla Bruno la rompen tres albañiles españoles, de Olivenza. «Pronto aquí solo va estar la roja», exclama uno de ellos. Los tres beben cerveza portuguesa, comen el típico pollo a la brasa que se hace en el país vecino e incluso chapurrean un poco el idioma de Cristiano Ronaldo, pero hasta ahí. «Por muy bien que se lleven dos vecinos, al final uno quiere lo mejor para su casa», compara Juan Francisco, uno de los albañiles españoles. La comparación que hace el oliventino también le sirve al portugués.
«Afortunadamente somos vecinos cordiales y con 'pique' muy sano, no hay la rivalidad de otros sitios como la que tienen los brasileños y los argentinos». Igual de intenso van a vivir el partido en casa de Luis Leal y Fátima Caballero. El es de Badajoz y ella de Elvas. Residen en la urbanización Villa Acueducto y tienen tres hijos. Luis y sus hijo mayor, David, irán con 'La Roja'. Fátima y las más pequeñas de la familia (Naviza y Catia) animarán a Cristiano Ronaldo. «A cada uno le tira lo suyo», sentencia Luis. En la misma urbanización de Luis y Fátima vive también Alberto Romero. Tiene 24 años y cada día cambia de país para ir a la Facultad de Económicas. Tarda 15 minutos en llegar. «Aquí también se paraliza el país cuando juega Portugal». Lo mismo ocurre en España. Otro punto en común de los que tanto habló Saramago.
Derbi hispano luso en el bar La Casona
29.06.10 - 00:08 -
La plantilla la componen ocho personas. Cuatro son españoles y cuatro portugueses. Durante los partidos de la selección, los camareros sirven las cañas con una camiseta roja, similar a la de la selección española. Hasta ahora Paulo Xarepe se la puesto tres veces. Pero hoy, no lo hará. Llevará una bufanda de su país. En la Casona se han repetido los chistes y los chascarrillos desde que se formó el cruce. Eso sí, dejan claro, entre risas, que la convivencia no corre peligro. Incluso hay quien apuesta por los dos, como Jesús Señorón, uno de los camareros más veteranos del local. «Como soy de Olivenza puedo ir con quien quiera».